Año nuevo lleno de energía positiva!

Wellness Journey

This post is available in: en

Hola chicas!

El 2019 empezó hace tres semanas, pero cuando uno se toma un par de vacaciones cuesta un poco ponerse al día. Así que aquí estoy, definiendo mi inicio de año y compartiéndolo con ustedes para contagiarlas de la energía positiva que me embarga!

En redes les comentaba que para mí los cambios de año son importantes. Creo que son excelentes para proponerme nuevas metas, desafíos y proponerme planes para alzanzar eso que deseo ser. Son momentos en que puedo definir el fin de ciclos y el inicio de otros.

Mis últimos dos años han sido un poco complicados, me ha costado visualizar resultados. Fue un periodo donde tuve que desafiarme a mí misma para enfrentarme a lo desconocido y seguir avanzando sin saber cuándo obtendría las metas propuestas. En este periodo aprendí a agradecer por las pequeñas cosas y los pequeños triunfos, y de esto quiero hablarles hoy.

Cuando terminaba el 2017 me sentí un poco frustrada al pensar en las metas para el 2018. Pensé que iba a tener que reescribir las mismas cosas, los mismos sueños porque no había «logrado nada». Ahí la apatía puede adueñarse de la situación y por eso hay que ser doblemente positivo y agradecido.

En ese momento decidí que antes de esa lista de propuesta, iba a hacer un recuento de cada logro que hubiera obtenido, por más pequeño que fuera. Fue un ejercicio muy agradable porque cuando empiezas a recordar te das cuenta que a pesar de lo haber conseguido x o y si has logrado otras cosas, que muchas veces no las tenías previstas.

De esta manera pude hacer la lista de propósitos con paz en mi corazón. Pero esta vez además la hice en mi celular, debajo de la de logros del año anterior. Durante todo el año la tuve presente y cuando lograba algo lo ponía en una lista aparte, es decir que conforme fue avanzando el 2018 mi lista de metas fue disminuyendo en cierto modo para engordar la de logros.

Hubo muchos logros adicionales, no pensados en un inicio; también hubo metas no alcanzadas, que ahora esperan en mi nueva lista. Pero lo más importante para mí fue reconocer que siempre estamos avanzando, de una u otra manera, con algunos pasos pequeños y otros saltos. Y sobre todo aprendí a agradecer cada bendición que llega a mi vida y aprendí a esperar y tener fé como no había podido entenderlo en años más «productivos».

Este año sigo con este sistema de metas y logros que avanzan de manera activa. Creo que es un ejercicio que podemos inciar en cualqueir comento, pero enero tiene además una sesación de comienzo fresco que lo hace aún más especial. Así que las invito a hacer esas listas de logros y de metas, agradeciendo cada bendición que llegue en este 2019!

un abrazo,

Valeza

También podría gustarte