Guía de viaje: Los Angeles, San Diego y Anaheim

Viajes

This post is available in: en

Hola chicas!

Aquí les termino de contar los detalles del viaje que hicimos tipo road trip por California y Nevada. En el último artículo les contaba cómo estando hospedados en Las Vegas tomamos un día para visitar el mirador del Gran Cañón ubicado en el estado de Arizona.

Nuestro último día en Las Vegas nos quedamos en el centro comercial y a las 6:00pm salimos hacia Los Ángeles a 428 km. En un inicio el waze nos indicaba 4 horas, pero al final se convirtió en 5,5 horas, y mâs de la mitad del recorrido fue en medio de un constante aguacero, se hizo interminable!

Definitivamente cuando se hacen viajes por tierra lo mejor es hacerlos en la mañana, porque estás descansado, despierto y con todo el día por delante. Uno se siente más seguro de transitar en las autopistas durante el día, y ni qué decir de la incomodidad de manejar de noche y con lluvia. En fin, logramos llegar.

HOSPEDAJE: buscamos un hotel sin conocer la ciudad, The Mayfair. Me gustó en fotos por ser un edificio con el carácter de 1926 remodelado de acuerdo a las comodidades presentes, y en una zona que se veía cercana a varios puntos de interés. Su diseño interno y decoración son súper lindos, las habitaciones tipo europeas funcionan para estadías cortas donde llegas a descansar en las noches y la ubicación era cercana a todo pero dentro de un cuadrante no muy agradable.

TRANSPORTE: aquí definitivamente dependimos del carro al 100%. Los Ángeles no es una ciudad para andar a pie. A pesar de tener edificios atractivos y puntos icónicos no posee un diseño urbano que te invite a recorrerla de este modo. Nosotros básicamente ubicamos los lugares que deseábamos conocer y parqueamos en cada uno.

ITINERARIO: lo primero que quisimos fue conocer la ciudad, pero no era precisamente lo que esperábamos. El paseo de la fama y el teatro chino no cumplieron nuestras expectativas, realmente la magia del cine hace un buen trabajo! jaja!

Luego subimos al observatorio Griffith (escenario de «Rebelde sin Causa», «Yes Man», «La La Land»). El lugar es agradable y puedes tener vistas panorámicas de la ciudad, junto con el famoso rótulo de HOLLYWOOD.

Por último ese día viajamos a la playa, y almorzamos en Santa Mónica, que está a 24 km. Su muelle también es súper icónico y tiene bastantes opciones de restaurantes dentro y alrededor del mismo. Sin embargo, creo que son mucho más atractivos los muelles de San Francisco y las playas tropicales. Pero solo es mi opinión.

Nuestro plan en LA también cambió por el embarazo, porque preferimos no ir al parque de Universal (no podía montarme en muchas atracciones). En lugar de esto Joaquín me propuso viajar a San Diego a 200 km, donde está el famoso zoológico.

Este paseo nos tomó todo el día, pero es menos intenso que el paque temático. Sin embargo al día siguiente si fuimos al otro parque temático, Disneyland / California Adventures, ubicado de Anaheim, a 45 km. La diferencia aquí es que Disney se enfoca en un público más pequeño, lo que involucra atracciones menos violentas.

Hice mis averiguaciones previas, y tenía la lista de las atracciones donde no podía montarme. Para nuestra buena suerte aquí tienen (al menos en febrero 2018 no había en Disney World) el sistema de «single riders», lo que nos permitía que mientras Joaquín hacía fila mucho más rápido de lo usual yo podía sentarme, descansar y empezar a disfrutar de los antojos de Lorenzo!

En nuestro último día del viaje aprovechamos para conocer un par de sitios icónicos de L.A. y pudimos hacer unas compras que teníamos pendientes (en cuenta una maleta extra para meter las compras!). Ya para estas alturas me sentía cansada y deseaba regresar a casa.

Definitivamente hacer este tipo de viajes durante el primer trimestre de embarazo debe ser un poco difícil. Al menos en mi caso fue una época en la que tuve náuseas constantes que se detonaban con cualquier olor y un cansancio que me limitaba el tiempo activo durante el día. Sin embargo en el segundo trimestre las molestias fueron desapareciendo aceleradamente y es una etapa ideal para disfrutar de un viaje, porque todavía no tienes una pancita que pese y te sientes llena de energía!

un abrazo,

Valeza

También podría gustarte