Un babymoon en la playa!

Viajes

This post is available in: en

Hola chicas!

Hace un tiempo les comentaba que viajamos a fin de año cuando empezaba mi segundo trimestre de embarazo y a pesar de que planeamos el viaje meses antes sin saber que sería con Lorenzo a bordo, en cierto modo se convirtió en un babymoon.

Sin embargo, cuando pienso en un babymoon me imagino algo un poco más relajado. El viaje a California fue precioso pero muy intenso. Y para las que no están muy familiarizadas con el término, BABYMOON viene de honeymoon / luna de miel, es decir que es como esa “última luna de miel” previa a la llegada del bebé.

Dicen que cuando los hijos llegan todo cambia, y aunque todavía no lo he vivido me lo puedo imaginar. Joaquín y yo hemos sido pareja por casi 15 años, solos los dos ante el resto del mundo. A partir de julio nuestro equipo se va a agrandar y aunque nos llena de amor e ilusión es inevitable entender que vamos a tener cambios en la vida.

Así que quisimos tomarnos un descanso, desaparecer de la rutina y relajarnos. Durante el segundo trimestre uno recobra la energía y deja de sentirse mal pero la pancita está pequeña y no pesa, por lo que es ideal para planear un viaje de este tipo.

No teníamos mucho tiempo disponible porque estábamos a punto de empezar la construcción de la casa, así que buscamos opciones cercanas. Decidimos escoger un hotel de playa donde pudiéramos descansar, disfrutar del clima cálido y compartir en pareja. Al final escogimos el Hotel Secrets en Papagayo y ya les cuento mis razones.

La zona de Guanacaste nos encanta, y el Golfo de Papagayo está súper cerca ahora que han mejorado las carreteras. Además este es un hotel que te chinea desde el primer momento y simplemente te obliga a relajarte. Posee valet parking, ofrece el sistema todo incluido para olvidarte hasta de la billetera, cuenta con excelente variedad gastronómica y además es exclusivo para adultos. Esto nos garantizó que el ambiente fuera el ideal para esas vacaciones que deseábamos!

Dormimos, cominos, hicimos ejercicio, recibimos masajes y nos dejamos consentir. Al final hasta incluimos la sesión de fotos del anuncio del sexo y nombre del bebé. Nos sentimos súper agradecidos con el hotel porque hasta en algo tan específico ellos se mostraron completamente involucrados en la misión de ayudarnos a contarle a todos que es Lorenzo quien viene en camino!

Un babymoon es algo que debes anotar en tu lista de pendientes si esperas un bebé. Creo que poder salir de la rutina para compartir con tu pareja antes del nacimiento es ideal para relajarse y prepararse mentalmente para lo que viene. Sinceramente en nuestro caso aún no sabemos bien qué es lo que viene, pero con la mente más despejada nos podemos sentir mejor preparados!

Si piensas en planearlo, creo que un viaje tranquilo puede ser mejor que uno de mucha adrenalina. Después de todo, adrenalina es lo que va a hacerte falta en los próximos meses! jaja

un abrazo,

Valeza

También podría gustarte