un cumpleaños en cuarentena!

Eventos, Wellness Journey

This post is available in: en

Hola chicas!

Esta semana fue el cumpleaños de Joaquín. Siempre me esfuerzo para celebrar de una linda manera esta fecha tan especial. Este era el primer cumpleaños de Joaquín desde que nació Lorenzo y el primer año en la casa nueva.

El desafío de este año era planear algo en medio del distanciamiento social y cuarentena que estamos viviendo. Muchas me han pedido tips porque están pasando por lo mismo, así que les cuento los detalles.

Tenía en mi contra el hecho que no salgo de la casa, que estamos juntos todo el tiempo como para planear una sorpresa, los días se sienten todos iguales y no tenía posibilidades de invitar a nadie a la casa. Sin embargo preferí concentrarme pensar en los recursos y opciones tenía disponibles: comidas especiales, servicios a domicilio, sorpresas, pensar qué le podía gustar a él y sobretodo aprovechar el tiempo de calidad que estamos compartiendo. Este fue mi horario de celebraciones:

Desayuno: puse la mesa más linda de lo usual: saqué la vajilla especial, servilletas de tela y manteles. Preparé unas deliciosas tostadas a la francesa (hace unos días había dicho que estaba antojado), omelettes, fruta, jugo y café.

A esa hora le entregué una tarjeta donde le hice una invitación para la celebración: hora/lugar/dress code/menú. Sentí que de esta manera lo dejé interesado e intrigado de lo que faltaba para seguir celebrando todo el día, le di mayor importancia al planear un coctel, obligándonos a vestirnos mejor y olvidar que seguimos aquí adentro solitos.

Almuerzo: le pregunté qué deseaba almorzar: rollitos primavera de salmón. En la tarde hicimos video llamada con la familia y entre todos le cantamos cumpleaños. Jugamos con Lorenzo y disfrutamos del día.

Cena: calculé la hora de dormir a Lorenzo para alistarme y alistar la casa. Mientras Joaquín hacía ejercicio y se bañaba yo me vestí y maquillé tipo coctel, pedí comida al restaurante favorito, iluminé con candelas y puse música.

Ordené de manera que hicimos como “estaciones” dentro de la casa: primero le pedí que escogiera él el vino en la cocina, donde solamente estaban las copas y brindamos. Luego pasamos a la terraza donde había dejado un antipasto y su regalo. Finalmente la mesa estaba servida con el plato fuerte.

A Joaquín no le gusta el queque tradicional de cumpleaños, así que le preparé un chessecake de cerezas donde coloqué la candela. Extrañamos la compañía de familiares y amigos, pero conversamos y disfrutamos como si estuviéramos en cualquier otro momento, alejados de lo que está ocurriendo.

Al final, creo que nos preocupamos tanto por lo que pasa que olvidamos todo lo que todavía podemos hacer. Seguimos teniendo la posibilidad de compartir el tiempo (real/virtual) con nuestros seres queridos, de comer delicioso (cocinado o encargado), de darnos regalos (excelente servicio de atención en muchos comercios), de apagar las velas y pedir deseos.

Para algo así en estos días creo que es importante planearlo con unos días antes, hacer lista de lo que se necesita comprar (supermercado, comercios), de lo que podemos pedir a domicilio (algunos comercios están cerrados pero muchos no y están más que dispuestos a colaborar y asesorarnos). Podemos planear sorpresas y tener detalles lindos para asegurarnos que no vamos a olvidar esta fecha tan especial, en medio de esta temporada tan particular.

un abrazo,

Valeza

También podría gustarte

DEJAR UNA RESPUESTA