Ya se me va acabando el embarazo…

Maternidad

This post is available in: en

Hola chicas!

Esta semana cumplí los ochos meses de embarazo, ya sumé 35 semanas. Durante mucho tiempo le hemos querido ser padres, ampliar nuestra familia, y de repente todo eso que pedí por tanto tiempo va llegando a su punto final. Cada vez se acerca más la fecha en que pueda conocer al pequeñín que llevo en el vientre.

A Dios le pedí por años que me permitiera quedar embarazada. Puede sonar absurdo para algunas personas, pero yo me he sentido tan feliz y agradecida cada día de este embarazo que me da nostalgia y hasta un poco de tristeza pensar que pronto dejaré de estarlo, que Lorenzo nunca más va a estar aquí adentro. Supongo y espero que al verlo y olerlo finalmente todos estos sentimientos encontrados dejarán de estar presentes.

El embarazo es una etapa de transición, nadie queda embaraza por siempre. En mi caso ha sido maravilloso y no puedo dejar de admirar cómo mi cuerpo ha sido capaz de transformarse y de dar vida. Me encanta sentir cada cambio, cada centímetro que sumo al medir la circunferencia de mi abdomen, cada patada de Lorenzo, cada pequeño detalle que se suma con el día a día.

Muchas veces me han dicho que no me preocupe por los kilos de más, que voy a ver cómo los voy a rebajar luego, cómo mis caderas van a retomar su aspecto natural y hasta cómo esas nuevas manchas en mi cara van a poder desaparecer y ese ombligo se va a meter. Ovbiamente yo deseo recuperar mi cintura y poder usar mi ropa de talla regular, pero es un tema secundario del que me preocuparé a su debido tiempo.

En este momento eso me tiene sin cuidado, porque es TANTO lo que está trabajando en el desarrollo de mi bebé y en mi bienestar durante el proceso que lo último que podría pensar es en achacarle estos cambios físicos visibles. Deseo aprovechar cada instante que me queda, quiero que la panza se asome en cada foto. Quiero que todos me vean con esta enorme sandía y me encanta ver cómo lo sigo haciendo con buena salud y energía.

Estar embaraza es una bendición y realmente así me he sentido. No todas las personas pueden disfrutar de un embarazo, o al menos de un embarazo como el mío lleno de paz, de salud, de amor y de energía. No deseo sonar como una loca que no quiere que su bebé nazca porque al final el poder iniciar nuestra nueva vida juntos es todo el propósito de esto. Lo único que deseo es reconocer que cuando algo es muy especial duele un poco que termine. Quizás alguna se haya sentido como yo.

Vestido de embarazo y lactancia: La Confianza

Trench Coat sin mangas de talla regular: La Confianza

Fotografías: Tatiana Marin Photography

un abrazo,

Valeza

También podría gustarte